El conocimiento y la habilidad suman, pero la actitud multiplica.
Victor Küppers
viernes, 31 de julio de 2015

Hoy con
Nelson Mandela

Nelson Mandela es uno de los seres grandes que han visitado este planeta tierra.
Hoy nuestro BLOG se siembra con sus mensajes altos y sabrosos.
Va para todos y todas. Un  aplauso y que su ejemplo prenda.

jueves, 30 de julio de 2015

El verano
es buen tiempo
para el silencio




Sí, el verano es buen tiempo
para reír,
jugar, 
leer,
descansar,
comer, 
viajar,
dormir,
soñar,
sentir,
desear,
pensar.
¿No será también un buen tiempo para hacer silencio
y escucharnos
y acogernos
y perdonarnos
y aceptarnos
Y AMARNOS SILENCIOSAMENTE?
miércoles, 29 de julio de 2015

Trabaja
la escucha activa




En otras ocasiones hemos hablado de las habilidades comunicativas como es la asertividad, pero hoy lo dedicaremos a una de las tres actitudes imprescindibles para el buen comunicador, la escucha activa
La escucha activa es uno de los principios más importantes y complicados del proceso comunicativo, saber escuchar es poco más que un arte. La falta de comunicación en la que estamos inmersos hoy en día se debe en gran parte a que no se sabe escuchar a los demás. Estamos más tiempo pendientes de lo que vamos a responder, y en esta necesidad propia de decir lo que queremos se pierde la esencia de la comunicación, es decir, poner en común algo y compartirlo con los demás
Además, existe la creencia errónea de que escuchamos de manera automática, pero no es así. Escuchar requiere por nuestra parte un esfuerzo superior al que hacemos al hablar y también del que se ejerce al escuchar sin interpretar lo que se oye. 
Elementos que facilitan la escucha activa:
  • Disposición psicológica: es decir, prepararse interiormente para escuchar. 
  • Observar al otro: identificar el contenido de lo que dice, los objetivos y los sentimientos.
  • Ofrecer feedback al otro de que le escuchas mediante comunicación verbal (ya veo, umm, uh...) y no verbal (contacto visual, gestos, postura corporal...).
Elementos a evitar en la escucha activa:
  • Distraernos, porque distraerse es fácil en determinados momentos. La curva de la atención se inicia en un punto muy alto, disminuye a medida que la comunicación continua y vuelve a ascender hacia el final del mensaje. Tenemos que intentar combatir esta tendencia haciendo un esfuerzo especial hacia la mitad del mensaje con el objetivo de que nuestra atención no decaiga
  • No interrumpir al que habla.
  • No juzgar.
  • No ofrecer ayuda o soluciones prematuras.
  • No rechazar lo que el otro esté sintiendo, por ejemplo: "no te preocupes, eso no es nada".
  • No contar "tu historia" cuando el otro necesita hablarte.
  • No contraargumentar. Por ejemplo: el otro dice "me siento mal" y tú respondes "y yo también".
  • Evitar el "síndrome del experto": ya tienes las respuestas al problema de la otra persona, antes incluso de que te haya contado la mitad.
¿Qué puedo hacer para mejorarla?
1.- No interrumpir cuando mi interlocutor me está hablando ni valorar o enjuiciar sus palabras de inmediato.
2.- Comprender que no somos los únicos que hablamos, esto se traduce en dejar hablar a los demás sin anticiparnos a lo que nos van a decir.
3.- Tener consideración y amabilidad hacia las personas con quienes uno habla, esta consideración podemos demostrarla con hechos como: valorar lo que dicen, prestarles atención...
4.- Voluntad de hacer que la escucha sea parte activa del proceso de comunicación, ser conscientes de que debemos escuchar y mostrar a la otra persona que queremos escucharla, con mensajes no verbales como asentimientos de cabeza, mirada centrada en la persona que habla…
5.- Aprender a escuchar entre “líneas”, en algunos mensajes que escuchamos es igual de importante lo que dicen que lo que no dicen, debemos estar atentos a ver lo que se dice entre líneas en una conversación.
Y tu... ¿Escuchas activamente a las personas que te rodean?

martes, 28 de julio de 2015

Importancia del grupo de meditación

Pilar Giganto

Es mejor vivir desde la abundancia interior que desde la carencia psicológica
Este taller empezó por la firme voluntad del Coordinador del T.E. que se encargó de acompañarlo  para que muchos de los pupilos del Teléfono de la Esperanza pudiéramos avanzar en nuestro conocimiento personal.
El primer día nos propuso esta cuestión: ¿que es lo que tienes? 
La listas fueron interminables, de cosas, de personas, de cualidades, de esperanzas...
Y el Coordinador dijo:  “ESTE TALLER DE MEDITACIÓN NACE DESDE LA ABUNDANCIA”
A partir de ese día no me he quitado esa frase de la cabeza, voy por la calle y viene a mi mente.
Me he dado cuenta de cuantas cosas tenemos, materiales e inmateriales. Vamos por la vida quejándonos de lo que no tenemos, sin darnos cuenta de la inmensidad de cosas que ya tenemos y somos. Desde ese día mi chip ha hecho “clic”. ABUNDANCIA, ABUNDANCIA...

lunes, 27 de julio de 2015

Atención plena

José Lacoma

COMO ES UN DÍA DE ATENCIÓN PLENA
¡EXPERIMÉNTALO!
El propósito de “Cómo es un día de atención plena” es precisamente describir los innumerables momentos a lo largo del día que podemos prestar atención plena a lo que ocurre.
Hablaré en primera persona y te hare propuestas de sugerencias, por si te apetece experimentar la atención plena (“mindfulness”).
Fundamentalmente me baso en dos aspectos principales a lo largo del día:
  1. Estar atento a lo que ocurre mi exterior e interior
  2. Ser amable conmigo mismo
Puntos principales de un día de atención plena:
  • Estar atento al momento, a lo que ocurre.
  • Estar atento a tus pensamientos.
  • Estar atento a las sensaciones de tu cuerpo.
  • Estar atento a las emociones.
  • Dedicar unos minutos a meditar.
  • Saber parar de 1 a 3 minutos varias veces durante el día.
  • Ser amable contigo mismo.
  • No juzgarse.

domingo, 26 de julio de 2015

Se trata de encajar

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena


Normalmente estamos tan tranquilos con nuestra vida, tan contentos incluso, que nos parece muy llevadera y hablamos de aceptación y de seguir adelante sin que ello suponga un gran esfuerzo por nuestra parte.
Luego, algún pequeño acontecimiento no deseado ni buscado se cruza y nos desbarata. Nos tambalea. Nos remueve. Nos hace vulnerables. Y dudamos de nuestras palabras de aceptación tan bien aprendidas. Como se trata de un “pequeño” acontecimiento, recobramos enseguida el equilibrio emocional y seguimos adelante reforzados y más seguros de nosotros mismos y de nuestras convicciones.
Pero cuando el acontecimiento no es pequeño, sino uno de esos que hace temblar nuestros pilares y fallan nuestros agarraderos, entonces es cuando, de verdad, sabemos si aceptamos o no lo que viene. Porque en ese momento pasamos de una relativa tranquilidad a una indefensión total, a una incertidumbre sin ambages y a una vulnerabilidad desnuda.
Es entonces cuando nos toca encajar en nuestra vida lo nuevo, por duro y doloroso que venga: la muerte, la separación, el engaño, el abandono, la enfermedad crónica o terminal, la adicción, la falta de recursos…. Estas cosas pasan a diario y nosotros no estamos exentos de ellas. Nadie está exento.
Aquí ya no cuentan las palabras (nos quedamos sin ellas) los consejos (nos parecen absurdos) las falsas seguridades (todas caen) la esperanza (la vemos pasar sin agarrarnos a ella) ni siquiera la fe (nos rebelamos contra ella).
Aquí se trata simplemente de encajar.
Se trata de aceptar desde el corazón y no desde la cabeza.
sábado, 25 de julio de 2015
viernes, 24 de julio de 2015

El violín de Paganini

El rincón del psiquiatra
Alejandro Rocamora Bonilla
Psiquiatra
Paganini
Sobre Paganini, uno de los mejores violistas de todos los tiempos, se crearon innumerables leyendas que él mismo se negaba a desmentir. Una de ellas dice así:
Una cierta noche, el palco de un auditorio repleto de admiradores estaba preparado para recibirlo. La orquesta entró y fue aplaudida. El maestro fue ovacionado. Más cuando la figura de Paganini surgió, triunfante, el público deliró.
Breves y semibreves, fusas y semifusas, corcheas y semicorcheas parecen tener alas y volar con el toque de sus dedos encantados. Paganini coloca su violín en el hombro y lo que se escucha es indescriptible.
De repente, un sonido extraño interrumpe el solaz de la platea. Una de las cuerdas del violín de Paganini se rompió. El maestro paro. La orquesta paro. El público paro. Pero Paganini no paro. Mirando su partitura, continúa arrancando sonidos deliciosos de un violín con problemas.
Antes de que el público se serenara, otro sonido perturbador derrumba la atención de los asistentes. El maestro y la orquesta, exaltados, vuelven a tocar. Otra cuerda del violín de Paganini se rompe. El maestro paró nuevamente. La orquesta paró nuevamente Paganini no paró.
Como si nada hubiese sucedido, él olvidó las dificultades y avanzó sacando sonidos de lo imposible. El maestro y la orquesta, impresionados volvieron a tocar. Pero el público no podría imaginar lo que estaba por suceder. Todas las personas, atónitas, exclamaron OHHH!
Una tercera cuerda del violín de Paganini se rompe. El maestro se paralizó. La orquesta paró. La respiración del público se detuvo. Pero Paganini continuó. Como si fuese un contorsionista musical, arranca todos los sonidos de la única cuerda que sobrara de su violín destruido.
La orquesta se motiva. Ninguna nota musical fue olvidada. El maestro se anima.
El público parte del silencio para la euforia, de la inercia para el delirio. Paganini alcanza la gloria. Su nombre corre a través del tiempo. No es apenas un violinista genial. Es el símbolo del profesional que continúa adelante frente a lo imposible.
La moraleja de esta historia es que ante los problemas familiares, laborales, afectivos, de enfermedad o de muerte, etc. siempre nos quedara una última cuerda: un cambio de actitud. Aunque todo parezca que está perdido o no se encuentre ninguna solución a nuestro problema (enfermedad, desahucio, etc) siempre podremos “tirar la toalla” o bien, aceptar la situación, no de forma pasiva, sino de forma creativa, es decir, buscar “esa última cuerda” que te facilite seguir adelante. Despierta el Paganini que existe dentro de ti y podrás seguir “tocando tu violín”, es decir disfrutando de tu existencia, a pesar de las dificultades.
jueves, 23 de julio de 2015

Verano

Conversaciones con mi mente
M.ª José Calvo Brasa

Verano que sabe a luz y color, llega con sus flores y vitalidad. Todo se renueva, la vida se desparrama como los racimos de flores que abundan a cada paso y, de cumplir con los ritmos naturales, todo debiera ser más lento y sosegado.

Verano que comienza con las danzas y fuegos renovadores de la noche mágica de San Juan, vestigio de otros siglos, cuando el ser humano veneraba la naturaleza y se sentía parte e hijo de ella. Hoy se explota y se maltrata esta generosa Madre Tierra, pero aún bailan los sueños ante hogueras festivas, que queman todo aquello que sobra, dejando espacio a un nuevo comienzo, más próspero y prometedor.

Verano que huele a mar y a montaña, a un tiempo libre que invita a llenarse de sueños y nuevos proyectos personales. Un tiempo que puede ignorarse, cantando al vacío de las horas no sentidas, o puede aprovecharse abriendo la puerta a la conciencia más profunda. Un mar inmenso nos habla más de nuestra fragilidad ante sus olas que del ocio de zambullirse entre ellas; una montaña serena y firme nos explica como mantenernos firmes y seguros ante las sacudidas constantes del viento, más que de un paseo apresurado por sus laderas.

Verano de luz, verano de color, verano de aire libre que nos devuelve a nuestra esencia natural, dándonos la oportunidad de vivirnos y sentirnos como seres naturales y armónicos. Verano-naturaleza que nos enseña el ocio desde el centro, no desde el exceso que carga mayor malestar en nuestros cuerpos. Desde ese centro nos renovamos y nos preparamos para el recogimiento del invierno, que nos encontrará así con fuerzas y optimismo para encararlo.

Verano de luz y color; verano de vida y disfrute que nos invita a sentirnos y a conocernos. Hermosa invitación que merece la mayor atención posible, dejando de lado el ocio vacío, dilapidador de horas.

miércoles, 22 de julio de 2015

Super regalada y super agradecida

Namasté
Grupo de meditación

Mi dedicatoria.- “Recuerda que yo veo siempre la totalidad del cuadro, 
mientras tú tan sólo ves una pequeña porción del mismo”.
Eileen Caddy, de su libro “La voz interior”.

El taller fue muy, muy, muy rico, variado y completo; desde frases, historias y cuentos sabios, pasando por músicas, lecturas de partes de libros, dinámicas en grupo, una pincelada de trabajo psicológico de la mano de Antonio Blay –para mí una persona hasta este taller desconocida-.
Todo parece que fue idílico y maravilloso, sin embargo como todo camino de crecimiento interior y para poder viajar más liviano, hubo un proceso con sus espinas de: tristeza, pena, rabia, impotencia, lágrimas, miedos, etc.
Personalmente ha sido un gran regalo, que aunque ya llevo una pequeñita andadura en el tema de la meditación, pues necesitaba profundizar para aumentar mi experiencia interior y conseguir integrar la práctica de la meditación en mi día a día, y creo que este taller ha supuesto un gran afianzamiento para mi propósito.
He sido consciente que cada semana tenía mis resistencias a ir al taller, porque a fecha de hoy, todavía, me acompaña una cierta timidez, que me dificulta el contacto físico de besos, abrazos y el abrirme a exponer mis cosas mas personales de pensamientos, sentimientos, vivencias, etc. y una vez vencidos esos pensamientos de resistencias, la experiencia cada lunes era muy gratificante, salía con más paz, alegría, más arropada, querida, etc., en resumen con mucha fuerza para la semana.
Para finalizar, destacaría a Antonio Blay cuando nos dice que el ser humano es potencial de AMOR, ENERGÍA E INTELIGENCIA.

“LO QUE VENGA, DÉJALO VENIR,
LO QUE SE QUEDE, DÉJALO ESTAR,
LO QUE SE VA, DÉJALO IR”
Papaji
martes, 21 de julio de 2015

Enamórate

Pax Vostrum
Beatriz


¿Lo has estado alguna vez? ¿Lo estás ahora?  Con este enamórate  no me refiero al clásico «enamoramiento», no me refiero al «chute hormonal», a esa «enfermedad mental» que aparece de repente, muchas veces sin saber por qué y sin explicación alguna, no me refiero a esas maripositas en tu estómago, a esa emoción e ilusión que te activa alguien. Un príncipe o princesa del que piensas que te completa, que te da esperanza, del que piensas que es el hombre o la mujer de tu vida y con el/la que por fin vas a ser feliz. Esa media naranja que llevabas esperando mucho tiempo y con la que te convertirás en naranja completa.
Las personas nos enamoramos de otros, de su belleza física, de su personalidad, de las expectativas sobre el otro, del carácter...y también nos enamoramos del dinero, de cierta posición social, de nuestras comodidades, de lo seguro, de los títulos, del poder.... 
Parece que tiene que haber un objeto para que exista ese amor, un algo externo a lo que poder amar. Pero esto... es tan frágil, tan efímero, tan volátil, tan escurridizo...
En cuanto aquel objeto en el que deposito mi amor desaparece o cambia o ya no es como yo espero, bye, bye enamoramiento. Me desencanto y vuelvo a sufrir. 
Pero estamos de suerte porque existe otro tipo de amor, otro tipo de enamoramiento, que quizá nombrarlo con esta palabra no sea lo más acertado por todas las «connotaciones» que lleva implícitas.  
Es la plenitud, la alegría de vivir, el sentimiento de confianza y entrega a la vida, la dicha, el gozo de ser y estar. Simplemente eso… ser… estar… ser… estar… ser… estar....
SE. Sólo SE. Enamórate de ti, de todo tu ser, tu esencia. Enamórate de la vida. Enamórate de tu existencia. Siéntete pleno y lleno de vida. Gozoso por estar aquí y ahora. ERES. ESTÁS. Respira, respira y siente la vida que eres. VIVE.
Se una naranja completa que puede escoger a otra naranja completa para caminar juntos.
Ama. Ama. Ama. Enamórate de la vida que hay ti.
lunes, 20 de julio de 2015

El bosque

Caligrafía de emociones
Jose

Las sombras bailan a través de la ladera de la montaña,
esquivas como siempre. Moviéndose muy lentamente.
Nubes blancas ondeando con la promesa de la lluvia,
los rayos de luz atraviesan las ramas frondosas.
El bosque está lleno de sonidos de criaturas invisibles,
si se toma el tiempo para despertar los sentidos,
esta belleza puede aligerar la más oscura de las almas.
Si pudiéramos ver estas maravillas a través de los ojos,
sería fácil oler el fresco rocío, el sabor de la primera gota de agua,
y tocar el pétalo suave de la camelia que está creciendo en nuestro camino.
domingo, 19 de julio de 2015

Espinas

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Rosa, foto Jesús Aguado

De niña pasaba gran parte del verano con mi abuela en el pueblo. Era feliz estando con ella y muchos de mis recuerdos y aprendizajes vienen de aquella época y de aquel entorno.

El que ahora tengo en la memoria es el de las espinas en las rosas.

Tenía mi abuela una amiga que vivía en una casa con un gran jardín y, cada vez que íbamos de visita, ella o el marido me regalaban algunas rosas. Rosas de esas de color y olor intenso, pero llenas de espinas. Invariablemente, siempre que me las entregaban me advertían de tener cuidado con las espinas. Invariablemente también, siempre me acababa pinchando con ellas. No quería cogerlas y llegué a temer las visitas porque ya sabía lo que me esperaba. Odiaba el momento en que salíamos al jardín y se disponían a cortar las rosas.

He pensado muchas veces en esto. Cómo es posible rechazar las rosas en lugar de aprender a cogerlas bien. Cómo es posible decir no al color y el olor que ellas ofrecían sólo por el hecho de que me podían herir los dedos. Prefería renunciar a la belleza para evitar los rasguños. Me quedaba en el miedo al dolor y no llegaba más allá.

Con el tiempo he aprendido que muchas cosas en la vida tienen, como las rosas, belleza y espinas de forma inseparable. Si quiero la una tengo que aceptar las otras.  Y, si no, no tengo nada.

Evitar el dolor de las espinas es privarme de la belleza de las rosas. Y no merece la pena.

sábado, 18 de julio de 2015
viernes, 17 de julio de 2015

La Psicología Positiva




Ben-Shahar es experto en Psicología Positiva y creador del ‘Curso de la Felicidad’ en la Universidad de Harvard. Según él, “las personas con talento se sienten atraídas por aquellas empresas que sacan lo mejor de ellas”.Tal Ben-Shahar no solo lo cree sino que además lo confirma tras años impartiendo uno de los cursos más conocidos y mejor valorado de la Universidad de Harvard.
Seis consejos para impulsar la Psicología Positiva
1. Tanto a nivel personal como profesional; permítete ser humano. “Cuando aceptamos emociones como el miedo, la tristeza o la ansiedad como algo natural, es más probable que las superemos. Rechazarlas nos llevará a la infelicidad o la frustración”.
2. La felicidad reside en el equilibrio entre el placer y la relevancia. “Tanto en el trabajo como en casa, el objetivo es desempeñar actividades que sean significantes y nos hagan disfrutar. Cuando esto no ocurre, hay que tener momentos de felicidad, momentos a mitad de semana que nos aporten ese placer tanto a nivel personal como profesional”.
3. La felicidad depende del estado de ánimo mental, no de nuestra posición social o profesional, o de la cuenta del banco. Tal Ben-Shahar recuerda que todo depende de cómo interpretemos los eventos externos y en qué nos centremos a nivel personal y profesional, y pone el ejemplo del fracaso. ¿Cómo es mejor ver el fracaso, como algo catastrófico o como una oportunidad de aprender y salir reforzados?
4. Simplifica. Estamos siempre demasiado ocupados, intentando hacer cada vez más actividades en menos tiempo. “Comprometemos nuestra felicidad intentando hacer demasiado”.
5. Mens sana in corpore sano: el ejercicio, dormir bien y suficiente o tener hábitos alimentarios adecuados influye en la salud mental y física de todo profesional.
6. Agradece siempre que puedas. “A menudo tomamos la vida por hecho. Tenemos que aprender a apreciar y saborear las cosas maravillosas de la vida, desde las personas a la comida, pasando por la naturaleza o una simple sonrisa”.

jueves, 16 de julio de 2015

Construyendo
mi vida

El rincón del psiquiatra
Alejandro Rocamora Bonilla


Navegando por  INTERNET  me he encontrado con este bello cuento que quiero compartir con todos vosotros. Dice así
“Se estaba construyendo la catedral de Chartres. Los obreros trabajaban afanosamente en las tareas de la costosa y lenta edificación. Un buen día pasó por allí un viandante que se detuvo para observar las obras. El día era en extremo caluroso y, bajo aquel sol de justicia, los obreros trabajaban sudorosos y extenuados. El viandante se dirigió a uno de los trabajadores que, maldiciente y, con el rostro contraído por el esfuerzo y la acritud, levantaba una piedra enorme.
- ¿Qué está haciendo, buen hombre?, preguntó el viajero.
- Ya lo ve, levantando esta enorme piedra. Con este sol abrasador el trabajo resulta insoportable. Esto no hay quien lo aguante. Un día tras otro. Un mes tras otro. Un año tras otro. Unos días, como éste, con calor, otros con lluvia, muchos con frío. Maldito el día en que me contrataron para este trabajo,.
El viandante camina unos pasos y se dirige a otro trabajador que, después de golpear una enorme piedra con el pico, está levantando con gran esfuerzo para colocarla sobre otra.
- ¿Qué hace usted, buen hombre?, pregunta al esforzado trabajador.
Molesto por la mirada del visitante y malhumorado por el terrible esfuerzo que acaba de realizar, contesta mientras se seca el sudor,
- ¿Es que no lo ve? Estoy levantando este interminable muro que, si Dios no lo remedia, acabará conmigo.
El viandante avanza un poco más y se encuentra a un tercer trabajador que está realizando una tarea similar a la de los dos anteriores. Está levantando una enorme piedra para colocarla en el lugar adecuado.
- ¿Qué está haciendo usted, buen hombre?, pregunta por tercera vez el viandante.
El trabajador, sonriente y orgulloso, contesta de manera entusiasta
- Estoy construyendo una catedral”.                                                
La gran pregunta que hoy se me ocurre, querido lector, es ¿cómo estás construyendo la catedral de tu vida?: maldiciendo tu existencia, como el primer obrero, resignado ante tu rutinaria vida, como el segundo o (y es lo que espero) disfrutando pese a las dificultades y conflictos que supone el construir tu propia catedral, que es tu vida. Es la misma labor, pero lo que la diferencia es la actitud que tomamos ante ella.
miércoles, 15 de julio de 2015

El encuentro

El rincón del optimista
Juan
Los escenarios de la dinámica los escoges tú, te ayudarán a crear un clima propicio.
Cierra los ojos, espalda recta apoyada en el respaldo, respiración suave. Toma conciencia del presente, del ahora, ayúdate de tu respiración.
Imagina que vas caminando por una senda de montaña, entre árboles, con flores por la orilla. Hace calor, pero corre una brisa suave que te da en la cara. La sientes. Por un lado discurre un regatillo de agua fresca que baja del monte. Paras a refrescarte. Mojas tu cara, tu pelo, tu nuca. Prosigues el camino. Ahora llegas a una zona llena de árboles con todo tipo de fruta. Paras a saciar tu hambre. Comes la fruta que más te gusta. Está toda en su punto. Riquísima. No te preocupes por comer la que quieras, no te hará ningún daño. Prosigues el camino.
Al llegar a una curva de la senda aparece una cabaña de madera, un refugio de montaña guapísimo. En la puerta te está esperando una persona que consideras muy importante en tu vida, no importa si está viva o si está muerta, está ahí esperándote. Saludas afectuosamente. Te invita a pasar a la cabaña. Es una estancia muy cómoda, humilde, pero tiene lo necesario para vivir. Os sentáis cerca el uno del otro. Podéis cogeros de las manos.
Ahora esta persona que tú consideras tan importante en tu vida te invita a  que le hagas la pregunta o las preguntas que quieras, pues ella está en disposición de responderte a todo. Pregunta aquello que te preocupa, lo que quieras saber, lo que te inquieta, ella te responderá. Tómate unos segundos y pregunta sin ningún temor. Ella, que todo lo sabe porque para eso es sabia, apenas necesita tiempo para responderte con sabiduría despejándote esas dudas que te corroen por dentro. Memoriza sus respuestas.
Ahora es ella la que te hace una petición. Imagina cuál puede ser esa petición o pregunta que te hace tu maestro/a. No te olvides de responder.
Ya llega el momento de la despedida. Pero antes, tu maestro/a te acompaña hasta la puerta y os dais un abrazo, pero no un abrazo normal, sino un abrazo en que esa persona que consideras especial se funde en ti, lo incorporas a tu interior. Pleno de felicidad, tomas el camino de regreso mientras memorizas las preguntas y las respuestas que os habéis hecho hace un rato. Cuando pasas por la zona de las frutas te pararás de nuevo a reponer fuerzas comiendo aquellas que más te gustan, hasta puedes permitirte coger un montoncillo para tu familia. Y recuerda que podrás visitar esa cabaña siempre que quieras a partir de ahora.
Asín sea.

Nota: Esta dinámica la viví con alegría, emoción y lágrimas en el primer Taller de Meditación que se ha realizado en el Teléfono de la Esperanza de León bajo la coordinación de Valentín Turrado a quien aprovecho para dar  las gracias públicamente por la gran dedicación y su enorme entrega.
martes, 14 de julio de 2015

Grupo de autoestima






Nos han llegado a la redacción varios testimonios de un grupo de autoestima que publicamos juntos para compartirlos con todos los visitantes de nuestro blog





Marta
Experiencia del grupo de autoestima.
Como actividad me parece positiva, porque es bueno que recordemos que hay un nivel óptimo de estar consigo mismo y con el mundo.
Lograrlo o no ya depende de las características individuales de cada uno, tanto personales como sociales.
Sobre las relaciones entre las personas del grupo, como tú dices, "lo que sucede es lo adecuado".
Creo que somos un grupo de personas muy distintas, y con motivaciones y expectativas distintas.
Personalmente, creo que ha faltado voluntad y ha sobrado intolerancia de los unos para los otros, y ninguna gana de arriesgar nada.
Creo que he olvidado una parte muy importante, que soy yo.
Me parece que he despertado pocas simpatías, y me veo carente de encanto social y habilidades sociales. 
Como coordinadora, Carmen has hecho todo lo que has podido, y yo lo tengo en cuenta. Haces una labor comprometida en la que te involucras en cuerpo y alma.
Un beso. 
    

Sara
El curso de autoestima ha superado mis expectativas por completo.
El primer día que fui, tenía ganas de empezar por curiosidad de los temas que se iban a tratar y como mejoraría mi vida diaria, después de 9 semanas puedo decir que mi concepto de la vida es otro, gracias a mis compañeros y a ti Carmen por supuesto he encontrado las claves esenciales que me van a ayudar en una vida plena, una vida feliz.
Gracias a mis compañeros por compartir sus experiencias con todos, por escuchar y por transmitir la magia del grupo, de la esencia de lo humano, en muchas ocasiones me he emocionado escuchándolos y me han ayudado a entender y comprender el mundo desde otros ojos.
A ti Carmen decirte que eres una persona enorme, digna de admirar y que todo absolutamente todo lo que decías en cada sesión me ha ayudado un poquito más en mi nuevo viaje en la vida. Siempre te recordare porque eres de esas personas que deja huella con tus palabras y tu presencia.
Concluyo diciendo que es un curso que recomiendo a todo el mundo con autoestima baja, media o alta, es toda una experiencia
Un abrazo enorme para todos
P.D. Como dice  Shakespeare en el poema que nos pasaste Carmen: Antes de morir.....VIVE!!!!!!
  

Conchi
Es mi primer curso de auto-ayuda y espero que no sea el último. He necesitado que me ayuden a ver los errores de mis experiencias vividas y a ver todo lo bueno que hay en mí y que tampoco sabía ver yo sola.
Quiero dar las gracias al grupo de autoestima por compartir sus vidas conmigo. También quiero dar las gracias  a Carmen por compartir su tiempo con nosotros.
Viene a mi mente la canción de Serrat: Caminante no hay camino, se hace camino al andar. Al andar se hace camino y al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar. Caminante no hay camino sino estelas en el mar.
Me despido con la canción A MI MANERA.
Estoy, mirando atrás, y puedo ver, mi vida entera... 
y sé que estoy en paz, pues la viví a mi manera. 
Crecí sin derrochar, logre abrazar el mundo todo, 
y más...mil sueños más viví a mi modo. 
Dolor no conocí y recibí compensaciones, 
seguí sin bacilar, logré vencer las decepciones, 
mi plan jamás fallo y me mostró mil y un recodos, 
y más, si mucho más...viví a mi modo. 
Esa fui yo que arremetí 
hasta el azar quise perseguir, 
si me oculté, si me arriesgué lo que perdí no lo llore... 
porque viví siempre viví a mi maneraaa... 
Amé, también sufrí y compartí 
caminos largos, 
perdí y rescate, mas no guarde 
tiempos amargos. 
Jamás me arrepentí si amando di todos mis sueños, 
llore y si reí fue a mi maneraaa... 
Me pueden decir o criticar, 
si yo aprendí a renunciar, 
si hay que morir y hay que pasar, nada deje sin entregar... 
porque viví, siempre viviii....a mi maneeraaa... 
Fue... a mi maneeraa.
lunes, 13 de julio de 2015

El camino que se va haciendo

Marta

Cuando camino hacia el trabajo, la vida cotidiana, las necesidades, son tiranía.
Cuando camino hacia Santiago, cada etapa, las aspiraciones, son una propia soberanía interior.
El privilegio de esta ruta y el mensaje tan poderoso que tiene la llegada a Finisterre son una conquista, que significa mucho más en emociones de lo que las palabras me alcanzan para transmitir. LUZ, secreto de vida revelado. El fin. El despertar. El cielo reflejado en el inmenso mar. El mar en el cielo. El espejo de la vida.
A veces el silencio toma la palabra: TIERRA, PASO, AGUA.

domingo, 12 de julio de 2015

“Hay que ser idiota”

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena


He aquí la frase estrella de mi padre. Esa que repite una y otra vez ante cosas que no entiende. Y de mí, claro está, hay muchas cosas que el hombre no entiende. Por ejemplo:
-  Que me junte con gente para practicar el silencio y estemos una hora o más meditando, sin hablar ni mirarnos, sintiéndonos además felices.
-  Que me pase mucho tiempo en el monte, caminando de un pueblo a otro a través de senderos, habiendo coches como los hay y carreteras como Dios manda.
-  Que dedique gran parte de mi tiempo a actividades que no me reportan ningún beneficio económico, tal como están las cosas.
-  Que pierda el tiempo leyendo o escribiendo.
-  Que cuide las flores del jardín y las plantas de casa, cuando lo único que dan es trabajo absurdo, ya que, pasado un tiempo, se mueren y se acabó.
-  Que gaste dinero viajando, cuando se puede estar tan bien en el pueblo.
-  Que tenga amigos “raros”, de esos que no encajan en los círculos sociales habituales. Y que los haya mantenido durante años.
-  Que prefiera el monte al bar o el libro a la televisión o el silencio al cotilleo del pueblo o….
Y así podríamos seguir.
De tanto repetirme que “hay que ser idiota” voy a empezar a creérmelo. Aunque, a estas alturas, sí he llegado a una conclusión: prefiero ser una idiota feliz que una lista amargada. Idiotas felices no hay tantos y listos amargados sobran en todas partes.
sábado, 11 de julio de 2015

Egoismo




Cuando solo te preocupa lo tuyo
Cuando solo buscas tu interés
Cuando lo quieres todo para ti
Cuando lo tuyo es tuyo y lo de los demás en parte tuyo
Cuando los otros te importan un bledo
Cuando los demás te son indiferentes
Cuando...
Para, piensa, siente, medita...
¿Es así?
viernes, 10 de julio de 2015

Mi comienzo
a un nuevo mundo:
La meditación

Marian


Este año no había asistido a  ningún G.D.P., Taller, ni Curso y   quería asistir a uno que de una forma  más especial  me enseñara a  seguir  buscando en lo más profundo de mi ser: ¿Quién soy yo?, ¿cómo puedo seguir aumentando  la valoración, autoestima  y asertividad en mi vida? ¿Qué es lo que realmente me produce felicidad en mi vida? ¿En que “piedra” tropiezo cuando siento  que no avanzo? Pedí orientación, y me “embarque” en el Taller de  Meditación: ¡CASI NADA!, ya el nombre me produjo desconcierto, desconfianza e incluso hasta algo de miedo.
jueves, 9 de julio de 2015

De críticas
y criticones

Conversaciones con mi mente
M.ª José Calvo Brasa


Vuela la crítica de rama en rama, con digna furia y adecuado acento sobre los defectos o malas artes ajenas. Yo, que ni en sueños me equivoco, afilo uñas y comentarios sobre esto, lo otro y aquello que fulano, mengano y zutano hace, dice o pretende. Sobre el pedestal de mi perfección juzgo y dictamino sentencias varias, teniendo en cuenta mi ejemplo inmaculado de perfección y grandeza.
miércoles, 8 de julio de 2015

¿Qué es?




“Vive en nosotros, respira en nuestra respiración y pulsa en el rítmico fluir de nuestra sangre; aquello que ríe cuando reímos y danza cuando danzamos; lo que arde en nuestra ira y en nuestro deseo. Lo que mira por nuestros ojos, piensa en nuestro pensamiento y nos inspira palabras cuando hablamos. El vigor que late en la semilla…, la inteligencia ilimitada e insondable que todo lo rige y en todo se manifiesta”.
Mónica Cavallé
martes, 7 de julio de 2015

Saber mirar
para poder ver



Hay veces que hablamos y hablamos,
palabra tras palabra, sin parar.
¿Para qué tanto?
¿De qué queremos convencer?
Hay veces que basta una sola palabra
Hay veces que es más sabio el silencio.
lunes, 6 de julio de 2015

Camino de Santiago:
Comienza mi camino

Mariaje

O Pedrouzo-Santiago
Puntuales a nuestra cita de cada mes, llegamos al  punto de encuentro el  13 de Junio, es la última etapa del Camino de Santiago que hemos empezado en Octubre del 2013, al escribir estas fechas algo se remueve en mi interior, son muchas emociones, ha habido etapas con dificultades físicas otras con dificultades emocionales  todas ellas  han dejado su huella.
domingo, 5 de julio de 2015

Un largo verano

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Colorido estival, foto Jesús Aguado

Siempre que empieza el verano nos da por pensar que va a ser un gran verano: largo y sin tormentas ni contratiempos. Pero luego nos pasamos un mes diciendo que no acaba de llegar el buen tiempo a esta tierra nuestra -seca, árida y dura por excelencia- y otro mes quejándonos de lo corto que ha sido y de cómo empiezan a menguar los días poco a poco. Total, que nos queda en nada.
sábado, 4 de julio de 2015

El Camino de Santiago
de Esperanza que he vivido

Esther

SOLTANDO LASTRE AL CAMINAR
Nos embarcamos en esta gran aventura hace ya más de un año, sin ser conscientes, muchos de nosotros, de que íbamos en busca del mayor de los tesoros: el crecimiento personal, la paz interior, el sosiego del alma, la felicidad… cada cual a su manera y a su ritmo.
viernes, 3 de julio de 2015

La psicología
y la espiritualidad
se complementan (II)

Entrevista de Mariè Morales a Mariana Caplan
Fuente: www.crecejoven.com


La práctica, el crecimiento o la inteligencia espiritual, ¿sirven de algo si no sirven para funcionar mejor en nuestra vida cotidiana? ¿Cómo puede una persona "iluminada" o "despierta" enfadarse, frustrarse o deprimirse cuando las cosas o personas que le rodean no son "como deberían ser"?
jueves, 2 de julio de 2015

La psicología
y la espiritualidad
se complementan
(I)

Entrevista de Mariè Morales a Mariana Caplan
Fuente: www.crecejoven.com



Mariana Caplan es doctora en Filosofía, Psicología y Antropología; colaboradora habitual en radio y televisión, escritora y consejera. Nacida en Washington, ha estudiado y vivido en varias comunidades de Centroamérica, Estados Unidos, la India y Europa. Profesora universitaria, imparte clases en el Instituto de Estudios Integrales de California. Es autora de "¿Necesitas un gurú?" (Hara press) y "A medio camino" (Kairós), entre otros. Su página web es www.realspirituality.com

miércoles, 1 de julio de 2015

Bendito veranito

El rincón del optimista
Juan

No es una estación más. Es la estación. Cuando llega el verano, el calor y las horas de luz natural se estiran, parece convocada la sonrisa, las ganas de vivir, la necesidad de salir de casa, de dejar la monotonía y de emprender un viaje fuera de los escenarios de cada día. Ganas de playa, de brisa, de montaña, de pueblo…