La peor discapacidad es no darnos cuenta de que todos somos iguales.
Pedro Miguel Lamet
miércoles, 14 de junio de 2017

Entrevista a
Beatriz Campóo Olalla

(III de III)

Tercer día.- EL PASO MÁS GRANDE DE MI VIDA QUIZÁ FUE EL APRENDER A PARAR
12ª.- ¿Qué pasos te hizo dar ese despertar, esa humilde iluminación?
A partir de ese momento, nunca más he dejado de querer conocerme más y más. No he dejado de querer estar en contacto conmigo y con lo que soy. No he dejado de querer estar en silencio y observar. No he dejado de querer aprender herramientas para mi bienestar y el de los que me rodean.
El paso más grande quizá fue el aprender a parar. El aprender a ser. Solo a ser. Sin nada que hacer o alcanzar.
Siempre buscando fuera, siempre creyendo que mi felicidad estaba lejos de lo que era en ese momento, hasta que paras y respiras. Y ahí, te das cuenta, de que ya eres feliz y de que está todo.
Empecé a compartir de una manera “muy casera” todo lo que iba aprendiendo y a mí me servía… y poco a poco lo estoy “profesionalizando”. Hasta el día de hoy.


Tengo mi página web en la que comparto lo que voy descubriendo y que a mí me sirve, estoy emprendiendo mi negocio de terapia transpersonal y coaching online, organizo cursos y talleres de vez en cuando… Y quiero seguir creciendo en este sentido.
Siento que es lo que he venido a hacer aquí. Hay mucho “sufrimiento” en el mundo, muchas personas que cada día viven auténticos calvarios y poder aportar “mi granito” de arena y acompañarles en su camino es un privilegio y algo que me apasiona.

13ª.- ¿Hacia dónde apuntas ahora? ¿Tu estrella?
“PERMITIRME SER LO QUE SOY” Y AMAR
Mi estrella, mi camino es VIVIR. Es VIVIR con mayúsculas y acompañar a otras personas a hacer lo mismo.
Con VIVIR con mayúsculas no me refiero a exprimir la vida como tiendo a hacerlo a veces, y querer aprovechar hasta el último segundo…, sino a VIVIR de verdad, dejando de pensar, actuando, siendo y entregándome a la vida. Me refiero a sentir, a disfrutar de todo lo que me rodea, a apreciar los regalos que cada día se me dan, a oler, tocar, a compartir, a amar, a reír, a llorar, a SER al fin y al cabo. A permitirme ser.
Trabajo continuamente para que no haya desfase entre mi mundo interno y externo.
Desfase que ha existido en mí durante mucho tiempo por querer ser como los demás o como el “ideal” que yo, otros o la sociedad tenían de mí.


“Permitirme ser lo que soy” y AMAR, esa es una gran estrella hacia la que apunto. Ir creciendo y progresando cada día, a la vez que comparto con otros en una práctica continua de amor incondicional y disfrute de la vida.
Sí, esta puede ser la frase que resuma hacia dónde apunto ahora: “Permitirme ser lo que soy, AMAR con mayúsculas y compartir y contribuir en una práctica continua de amor incondicional y disfrute de la vida”.
Y vivir en paz, con aceptación, sabiduría y comprensión de aquello que va aconteciendo.

14ª.- ¿Cómo estás en este momento? ¿Cómo te sientes?
ESTOY VIVA, ESTOY AQUÍ
Me siento muy bien.  Siento que estoy en PAZ. PAZ, esa sería la palabra que define mi sentir actual.
Me siento llena de vida, de CONFIANZA, llena de amor y GRATITUD.
Enamorada de lo que ES. Tratando de aceptar y acoger todo lo que llega a mi vida como una bendición, aunque no me guste. Trabajando de mirar amorosamente la vida y a los que en ella habitan.
Pero no creas, si me despisto, por otro lado, siento “vacío”, me siento separada, sola, pequeña, con un montón de miedos y resistencias…   Pero ya no me importa, esto también es parte de la vida, eso quiere decir que estoy viva, que estoy aquí, que todavía vivo esta experiencia humana, que me queda mucho camino por aprender y recorrer y me gusta ese reto.
15ª.- Terapeuta transpersonal, coach, experta en biodanza… ¿Cómo das a luz todas éstas tus capacidades?
TODO LO QUE NECESITAMOS ESTÁ DENTRO DE NOSOTROS MISMOS
En cierto modo han sido herramientas que yo he buscado para calmar mi sed, para encontrar respuestas a todas las preguntas que me hacía, a todos los vacíos que yo sentía, para mantenerme entretenida también, para tratar de comprender lo que acontecía a mi alrededor, para progresar y mejorar mi persona…
Y a la vez, han sido herramientas que he ido acumulando en mi botiquín, eso botiquín que desde bien jovencita he llevado conmigo y he utilizado para ayudar a otros. Ese anhelo de salvar a los demás es algo que me ha acompañado siempre, desde que tengo uso de razón y el hecho de tener más herramientas y poder contribuir más y mejor me satisface.
En realidad, todo lo que necesitamos está dentro de nosotros mismos, ese gran maestro del corazón que todos tenemos dentro de nosotros es la mejor terapia. Pero en ocasiones, son necesarias herramientas que nos lleven hasta allí (o al menos en mí caso así ha sido). Creo que el progreso, el crecimiento es algo que nos tiene que acompañar de por vida, porque como dice la conocida frase “cuando crees que tienes todas las respuestas, viene la vida y te cambia todas las preguntas”.
16ª.- ¿Cómo conociste el Teléfono de la esperanza? ¿Cómo te encuentras en esa casa?
SENTÍ QUE ESO TAMBIÉN ERA PARA MÍ


Conocí el Teléfono a través de mi querida Merce. Mercedes Fernández. Nos presentó Bea (amiga mía y compañera de trabajo de Merce). Bea, que ve más allá, nos dijo a ambas algo así como “Os tenéis que conocer, a las dos os gustan cosas parecidas de esas que leéis vosotras y practicáis”… Y así fue. Nos presentó un día por casualidad. Después quedamos para tomar un café. Y desde este momento nos reconocimos e hicimos grandes amigas. Dos almas que se han encontrado, dos compañeras de viaje que pueden compartir desde el amor.
Así que Merce fue la que me habló del teléfono en uno de nuestros encuentros. Me habló de gran labor que realizáis y desde ese momento, sentí que eso también era para mí, y que quería colaborar y aportar un granito de arena a mejorar la vida de otras personas.  La estoy inmensamente agradecida.
17ª.- ¿Qué te hace reír o llorar hoy?
SOY DE RISA Y DE LÁGRIMA FÁCIL
Es muy fácil hacerme reír y llorar. Porque siento que soy una persona muy sensible.
REÍR:
El amanecer cuando me levanto, el sentimiento cada mañana de que estoy viva y tengo un día más aquí, cualquier conversación con un poco de “juego”, caminar por la naturaleza, una llamada de alguien que quieres y con quien hace tiempo que no hablas, algún programa como “tu cara me suena o no me suena” (muero de risa con él), bailar, soñar, viajar, comer, ir de compras, pasar tiempo con mi familia y hacernos bromas unos a otros, risas, conversaciones, tiempo con amigos, pasar tiempo con mi pareja, leer un buen libro, coger a mi sobrina de un año en brazos y achucharla, jugar con mi sobrino de 8 años, aportar mi granito de arena en la transformación de las vidas de otras personas, el cine, dos abuelos que se demuestran amor en público…,  y la lista puede hacerse interminable… hay tanto por lo que uno puede reír, sonreír y maravillarse cada día. Que si estamos un poco atentos, no dejaríamos de reír y sonreír.


LLORAR:
Muchas de las cosas que te he puesto arriba, además de reír me hacen llorar. Llorar de emoción, porque me maravillo por lo que tengo delante de mí, también a la vez por el darme cuenta de que es efímero y que va a dejar de existir algún día.
También lloro cuando veo a otras personas hacerlo. Siento mucho el dolor de los demás. Lloro por todas las desgracias que pasan en este mundo, por las catástrofes, el terrorismo, la enfermedad, por todas las cosas duras, violentas, terribles que existen en él. Pero con la certeza que si ES, si existe, si hay un universo confabulando para que las cosas sean así, es que así tiene que ser, aunque nuestra mente limitada no lo comprenda.
Lloro de tristeza cuando pasan cosas que mi ego interpreta como “malas”, lloro cuando me toca desapegarme de algo a lo que estoy apegada…, lloro cuando veo una película o leo un libro que emociona…, incluso con algún anuncio.
Soy de risa y de lágrima fácil. Con decirte que alguien que me conoce muy bien me puso el apodo “lagrimón campoó” (campoó es mi apellido)…
18ª.- “Todo está aquí, dispuesto ante mis ojos, nada hay que hacer, nada que buscar, tan solo ver, reconocer, sentir, amar, vivir, ser”. Continúa tú misma la reflexión…
AMÉN
AMÉN. Lo único que puedo añadir a esa reflexión es AMÉN. No veo palabra o grupo de palabras que vaya mejor con esa reflexión.
Lo que has dicho encierra una filosofía de vida en toda regla. “Todo está aquí, dispuesto ante mis ojos, nada hay que hacer, nada que buscar, tan sólo ver, reconocer, sentir, amar, vivir, ser”. 
Me entusiasma.
19º.- Ha sido una alegría conocerte y sentirte. ¿Qué te queda por hacer, por vivir?
OLER, SENTIR, AMAR, ESCUCHAR, BAILAR, REÍR, LLORAR, DISFRUTAR, COMER
Igualmente Valentín. El placer ha sido mío. Gracias por permitirme este espacio para ser J.
¿Qué que me queda por hacer, por vivir? Espero que mucho… je,je… La vida está llena de experiencias, de milagros, nuestra sociedad crece a un ritmo frenético y no quiero perderme todas las maravillas que tenemos a nuestro alrededor y las que seguro están por llegar. Hay millones de personas, libros, experiencias, destinos, espectáculos, música…, que me apetece vivir y experimentar.
Oler, sentir, amar, escuchar, bailar, reír, llorar, disfrutar, comer (mmm…me encanta comer y disfruto muchísimo probando cosas nuevas)…, fíjate si me quedan cosas…
También formar mi propia familia. Me voy a casar en junio de este año. Es una decisión importante y preciosa, la de unirme en matrimonio a Ángel, mi compañero de vida. Eso primero y después… la vida sabe si llegarán nuevos miembrosJ.
Además me gustaría seguir acompañando a las personas en sus procesos de crecimiento y en sus viajes hacia el interior. Es un privilegio poder hacerlo y algo que me apasiona.
También quiero seguir creciendo, comprendiendo, expandiendo mi conciencia para poder ver más y mejor. También vivir con aceptación y sabiduría la vida y lo que en ella vaya aconteciendo.



Quiero ganar cada día en autenticidad, espontaneidad y coherencia.
Quiero cultivar una mente serena y un corazón compasivo, que como dice el Dalai Lama, esos son los secretos de la felicidad.
20ª.- ¿Alguna primicia para todos nuestros internautas?
¡Me caso en junio!
La mayor primicia es la boda J. ¡Me caso en junio!
Pero añado otra, que también me emociona bastante, porque es un sueño ya casi cumplido. Algo  que ha supuesto trabajo, disciplina, esfuerzo,  romper creencias y patrones limitantes y a la vez mucho disfrute.  Es el lanzamiento de mi primer libro que espero hacerlo dentro de poquito.
Es un libro vivo, un diario, un libro de prácticas. No solo mío, sino también tuyo. Vamos a ser coautores. Te comparto reflexiones sobre mis experiencias con la práctica de la meditación. No solo es un manual para aprender a meditar y practicarlo, sino que incluye toda una “filosofía de vida”, todo eso que yo he ido encontrando, que yo practico y que a mí me sirve para vivir más y mejor. Lo podréis ver dentro de muy poquito.




MUCHAS, MUCHAS, MUCHAS GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS por este regalo Valentín,  por permitirme este espacio en el blog del teléfono con esta entrevista.
Gracias por ser y por existir. ¿Me preguntabas por maestros? Tú también has sido y eres el mío, GRACIAS.

Tenemos 1 comentario , introduce el tuyo:

  1. Beatriz. Gracias, Muchas gracias, infinitas gracias por haber dejado publicar la entrevista de tanta valía que te ha hecho Valentín. Para mí ha sido un gran regalo.
    Me encanta: lo familiar, vitalista, alegre, sentimental, cariñosa, transparente, sincera, sencilla etc. etc.; como reconoces tus limitaciones, sombras, enfrentándote tu sola a "las piedras" que se te han presentado en el camino de tu vida y has sido capaz de llegar A RECONCILIARTE CONTIGO, CON TU VERDAERA ESENCIA.
    Tú presencia me resulto desde que te conocí muy agradable, transmitiéndome muy buenas vibraciones.
    Te deseo todo lo mejor en esa nueva vida que vas a emprender en compañía de Ángel.
    Vivo con la esperanza de que llegue a mis manos cuando publiques tu libro, porque va a seguir siendo toda una enseñanza para mí.
    Con infinito cariño. A través de este blog Pepi te manda muchos besos y abrazos.

    ResponderEliminar