Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
jueves, 17 de agosto de 2017

Entrevista
a Joe Dispenza

Entrevista realizada por Ima Sanchís
“La Contra” de La Vanguardia, 9 enero 2013.



"SI QUIERES OTRA REALIDAD, DEBES CONVERTIRTE EN OTRA PERSONA"



“Tengo 50 años. Nací en Nueva Jersey y vivo en las afueras de Seattle. Casado, tres hijos. Me especialicé en cardiopatía e imagen cerebral. Soy profesor en la Universidad de Atlanta. Creo que tenemos capacidad de crear nuestra vida y que a través de nosotros se expresa lo divino”.

La ley del cambio
Nuestra personalidad y nuestra realidad se han construido según cómo pensamos, actuamos y sentimos. Con mucha disciplina, entrando a diario en nuestro cerebro, podemos, según Dispenza, crear nuestra realidad. En su último libro, Deja de ser tú (Urano), explica cómo y propone un aprendizaje de cuatro semanas. Quiropráctico con una vida de película, tuvo una lesión que le hizo replantearse las capacidades de nuestro cerebro y se convirtió en bioquímico y neurocientífico. "Primero investigué las remisiones espontáneas de enfermedades y analicé qué tenían en común las personas que lo conseguían. Luego decidí reproducirlo, y todo lo que es reproducible se convierte en una ley".
Lleva años defendiendo que podemos llegar a controlar nuestra mente y la realidad.
La mente determina la experiencia exterior, porque todo se reduce a campos de energía, de modo que nuestro pensamiento altera constantemente nuestra realidad. Es posible cambiar circunstancias de la realidad si sabemos cómo.
Pues debo de ser muy torpe.
Si sostiene los mismos pensamientos, si lleva a cabo las mismas acciones y vive con los mismos sentimientos y emociones, su cerebro y su cuerpo seguirán igual; pero cada vez que aprende algo establece nuevas conexiones que cambian físicamente su cerebro.
Nos pasamos la vida aprendiendo.
No todos. Aun así, aprender no es suficiente. Has de aplicar lo que aprendes, y cuando empiezas a experimentar las emociones de esa experiencia, entonces literalmente das nuevas señales a tus neuronas y creas nuevas sinapsis: a eso se le llama evolución.
Si fuera tan sencillo...
Siempre estamos creando un futuro, lo que pasa es que solemos crear el mismo, reafirmamos nuestra personalidad. Vivimos dirigidos por una serie de pensamientos, conductas y reacciones emocionales memorizados (temor, culpabilidad, falta de autoestima, enfado, prejuicios...) que son muy adictivos y que funcionan como programas informáticos instalados en el subconsciente.
¿Dónde está el cambio?
En ser más grande que las circunstancias de tu vida. O somos las víctimas de nuestra realidad o los creadores.
Suena a autoayuda.
Si analizamos grandes personajes de nuestra historia, vemos que todos ellos pensaron e imaginaron un futuro el suficiente número de veces como para que su cerebro cambiara literalmente, hasta el punto de que sentían esa experiencia deseada como si ya hubiera sucedido.
Primero crearon el cambio en ellos.
Cambiar significa ir más allá del entorno, el cuerpo y el tiempo. Podemos hacer que el pensamiento sea más real que cualquier otra cosa, y lo hacemos a diario: si estamos conduciendo por una carretera pero concentrados en nuestro pensamiento, no vemos la carretera, no sentimos nuestro cuerpo y no sabemos cuánto tiempo ha pasado. Ese estado es el que utilizamos para crear.
Absortos en la emoción.
Pero la mayoría de las personas están pensando en sus problemas en lugar de pensar en las posibilidades.
Pero pensar en algo no lo hace real.
Una vez tenemos una visión, nuestro comportamiento debe responder a las intenciones. La mente y el cuerpo deben trabajar juntos. Tenemos que escoger de manera distinta de como hemos escogido para que pueda suceder algo nuevo. Si quiere crear una nueva realidad personal, tiene que, literalmente, convertirse en otra persona.
¿Cómo?
Mediante un programa de meditación desligada de misticismos que pretende que el cerebro y el cuerpo no respondan de forma predecible. Se trata de que se convierta en una habilidad, de abrir la puerta del sistema operativo, de todos esos programas subconscientes donde realmente ocurre el cambio.
Pongamos, por ejemplo, la ansiedad...
El escáner de alguien con ansiedad o con depresión es el mismo: el cerebro empieza a segregar química como si eso que teme la persona estuviera sucediendo, y con el tiempo esa química se convierte en adictiva.
¿Cómo salir del bucle?
Meditar significa familiarizarse con el inconsciente. Si haces conscientes tus pensamientos y tus hábitos automáticos y observas las emociones, empiezas a objetivizar tu mente subconsciente. Si te familiarizas con los aspectos de ti mismo que crean la ansiedad (o lo que quieras cambiar), durante la vigilia observarás cuándo empiezas a sentirte de esa manera y serás capaz de cambiarlo.
¿Y a partir de ahí?
...Si decides quién quieres ser, cuál es el gran ideal de ti mismo, qué pensamientos quieres tener, qué conductas quieres demostrar, qué emociones quieres experimentar; si te recuerdas cada día quién ya no quieres ser y quién quieres ser y empiezas a pensar en nuevas formas de ser, cuanto más pienses en ello y más lo planifiques, más estás instalando los circuitos en el cerebro.
Cuanto más te observes a ti mismo, menos serás tú mismo.
Exacto. Si podemos enseñar al cuerpo a confiar en el futuro y vivir en la alegría, creamos nuevas conexiones. Una atención clara y una emoción elevada cambian el destino. Pero requiere disciplina. El simple pensamiento positivo no funciona, porque la negatividad está instalada en el subconsciente. Los cambios verdaderos consisten en ser consciente de tus reacciones inconscientes.
¿Y qué dicen sus colegas?, ¿le tratan de esotérico, chiflado...?
Hay una división intelectual: tengo colegas que defienden teorías similares a las mías y somos tan científicos como los que defienden modelos más convencionales. Pero yo propongo que se pruebe y se juzgue.
miércoles, 16 de agosto de 2017

Dime desde
allí abajo...




Dime desde allá abajo
la palabra te quiero.

¿Hablas bajo la tierra?

Hablo con el silencio.
¿Quieres bajo la tierra?

Bajo la tierra quiero
porque hacia donde corras
quiere correr mi cuerpo.
Ardo desde allí abajo
y alumbro tus recuerdos.

Miguel Hernández
martes, 15 de agosto de 2017

Romance de la ESO



Pila bautismal. Iglesia de Pinilla de la Valdería 
Dicen que va en retroceso
la enseñanza de la ESO

Comprobarlo un padre quiso
y asaltó, sin previo aviso,
a su hija de quince años,
que, con modales huraños,
con evidente impaciencia,
con tono de displicencia
y prostibulario atuendo,
así le fue respondiendo:

-¿Cuándo vivió Alfonso Sexto?
-No está en mi libro de texto.
-¿Y está Felipe Segundo?
-A ese siempre lo confundo.
-¿Y doña Juana la Loca?
-En este curso no toca.
-Dí algún monarca absoluto.
-No se da eso en mi instituto.
-¿Y cuándo se perdió Cuba?
-Esta... ¡tiene mala uva!
-Pues dí un pintor español.
-Eso no entra en el control.
-¿No sabes quién fue Picasso?
-No. De esas cosas, yo paso.
-¿Cuándo acabó la Edad Media ?
-Pues vendrá en la Enciclopedia.
-¿Y las Navas de Tolosa?
-¡Me preguntas cada cosa...!
-¿Y qué fue la Reconquista?
-Si me dieras una pista...
-¿A qué equivalen mil gramos?
-¡Pero si eso no lo damos!
-¿Qué son los números primos?
-Eso tampoco lo dimos.
-¿La ecuación de primer grado?
-Pues tampoco la hemos dado.
-¿Y sabes mucho latín?
-¡Lo dices con retintín...!
-Y tampoco darás griego
-Se escribe raro, me niego.
-¿Quién fue Ortega y Gasset?
-Lo miraré en internet.
-¿No estudias filosofía?
-¿Para qué me serviría?
-¿Y has dado Literatura?
-No sé... No estoy segura.
-¿Quién compuso 'la Odisea'?
-No tengo ni zorra idea.
-¿En qué obra sale Calisto?
-No, papá, eso no lo he visto.
-¿Y Gonzalo de Berceo?
-No viene en el libro, creo.
-¿Y Calderón de la Barca?
-¡Huy, papi, no me seas carca!
-¿Clarín, Baroja, Unamuno...?
-Pues no me suena ninguno.
-¿Algún autor del Barroco?
-De eso sé bastante poco.
-¿Quién fue el Manco de Lepanto?
-Papá, no preguntes tanto.
-Pero, ¿no leéis a Cervantes?
-¡A ese lo leerías antes...!
-Lo tuyo, hija, es deplorable...
-Pues he sacado notable
-Y de ciencias, ¿sabes algo?.
-Me voy, que esta noche salgo.
-Pero, entonces, tú ¿qué sabes?
-¡No me esperéis; tengo llaves!

Y el padre quedó perplejo:
al mirarse en el espejo
se notó cara de idiota.
Musitó una palabrota
y fue a meterse en la cama.
Así acaba este epigrama.
domingo, 13 de agosto de 2017

Una flor
en el camino

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

Fotografía. Jesús Aguado
Con frecuencia recojo flores en el monte. Las agrupo en pequeños ramilletes y elaboro con ellas cestas decorativas de agradable olor. Por ello, en cada paseo campestre, acostumbro a mirar a mi alrededor en busca de flores.
A veces me encuentro una flor solitaria, rodeada de piedras y tierra, en medio de una senda. Y me hace gracia. Puede tratarse de una margarita, un brote de roble, una flor de manzanilla, un espliego… En cualquier caso, una sola.
Me recuerda a ese tipo de personas que siempre están en medio de todo, llamando la atención como pueden, porque es su forma de reconocerse y valorarse. Aislados del grupo porque se creen diferentes y huidizos de todo lo que suene a colectivo o público por temor a contaminarse. Van de únicos y especiales y, a veces, tan sólo consiguen que se les pise y se pase por encima de ellos. O se les evite. Triste, ¿no?
De hecho, yo no suelo arrancar esa flor solitaria para mis propósitos. Simplemente la miro y paso de largo. Allí se queda, en medio del camino. A pesar de llamar mi atención, no la elijo para la elaboración de mis cestas.
Así también esas personas “especiales” atraen, llaman la atención, pero acaban sin formar parte de ningún proyecto, porque en los proyectos –a pesar de la diversidad– todos son uno.
sábado, 12 de agosto de 2017

Vamos a reirnos





Abogado : ¿Cuál es la fecha de su cumpleaños?
Testigo: El 15 de julio.
Abogado : ¿De qué año?
Testigo: Todos los años.
____________________________________________ 

Abogado : Esa enfermedad, la Miastenia Gravis , ¿afecta a su memoria?
Testigo: Sí.
Abogado : Y, ¿cómo le afecta a la memoria?
Testigo: Se me olvidan las cosas...
Abogado : Se le olvidan... ¿Puede darnos un ejemplo de algo que se le haya olvidado?
Testigo: No me acuerdo.....
____________________________________________ 

Abogado : ¿Qué edad tiene su hijo?
Testigo: 35 ó 38 años, no me acuerdo.
Abogado : ¿Cuánto tiempo hace que vive con usted?
Testigo: Desde hace 45 años.
____________________________________________

Abogado : ¿Qué es lo primero que dijo su marido aquella mañana?
Testigo: Me dijo: "¿Dónde estoy, María?"
Abogado : ¿Y por qué eso la enfadó tanto a usted?
Testigo: Porque mi nombre es Celia.
____________________________________________ 

Abogado : Su hijo más joven, el de 20 años....
Testigo: Sí.
Abogado : ¿Qué edad tiene? 
viernes, 11 de agosto de 2017

¿Será verdad lo que dice el maestro?

–Maestro PO, ¿por qué antes del sexo cada uno ayuda al otro a desnudarse y después del sexo cada uno se viste solo? 

Responde el maestro:

–En la vida, pequeño Saltamontes, nadie te ayuda cuando estás jodido ... y, ... si te ayudan, es porque te van a joder ... 

jueves, 10 de agosto de 2017

Felicidad




¿Has hecho hoy algo por ser feliz?
¿Has estado con alguien te te haya hecho feliz?
¿Eres feliz?
Para pensar en este día y si lo compartes, muchas gracias.
¡Que tengas un feliz día!
miércoles, 9 de agosto de 2017

A las mujeres

Mario Vargas Llosa


Todas las flores del desierto están cerca de la luz. Todas las mujeres bellas son las que yo he visto, las que andan por la calle con abrigos largos y minifaldas, las que huelen a limpio y sonríen cuando las miran. Sin medidas perfectas, sin tacones ... de vértigo. Las mujeres más bellas esperan el autobús de mi barrio o se compran bolsos en tiendas de saldo. Se pintan los ojos como les gusta y los labios de carmín de chino.
Las flores del desierto son las mujeres que tienen sonrisas en los ojos, que te acarician las manos cuando estás triste, que pierden las llaves al fondo del abrigo, las que cenan pizza en grupos de amigos y lloran sólo con unos pocos, las que se lavan el pelo y lo secan al viento.
Las bellezas reales son las que toman cerveza y no miden cuántas patatas han comido, las que se sientan en bancos del parque con bolsas de pipas, las que acarician con ternura a los perros que se acercan a olerlas. Las preciosas damas de chándal de domingo. Las que huelen a mora y a caramelos de regaliz. Las mujeres hermosas no salen en revistas, las ojean en el médico, y esperan al novio, ilusionadas, con vestidos de fresas. Y se ríen libres de los chistes de la tele, y se tragan el fútbol a cambio de un beso.
Las mujeres normales derrochan belleza, no glamour, desgastan las sonrisas mirando a los ojos, y cruzan las piernas y arquean la espalda. Salen en las fotos rodeadas de gente sin retoques, riéndose a carcajadas, abrazando a los suyos con la felicidad embotellada de los grandes grupos. Las mujeres normales son las auténticas bellezas, sin gomas ni lápices.
Las flores del desierto son las que están a tu lado. Las que te aman y las que amamos. Sólo hay que saber mirar más allá del tipazo, de los ojazos, de las piernas torneadas, de los pechos de vértigo. Efímeros adornos, vestigios del tiempo, enemigos de la forma y enemigos del alma. Vértigo de divas y llanto de princesas. La verdadera belleza está en las arrugas de la felicidad...
martes, 8 de agosto de 2017

¡¡Sin arrogancias,
por favor!!




En la facultad de Medicina, el profesor se dirige a un alumno y le pregunta: “¿Cuántos riñones tenemos?” “¡Cuatro!”, responde el alumno.
“¿Cuatro?”, replica el profesor, arrogante, de esos que sienten placer en pisotear los errores de los alumnos.
“Traiga un fardo de pasto, pues tenemos un asno en la sala”, le ordena el profesor a su auxiliar.
“¡Y para mí un cafecito!”, replicó el alumno al auxiliar del maestro.
El profesor se enojó y expulsó al alumno de la sala. El alumno era el humorista Aparício Torelly, conocido como el Barón de Itararé (1895-1971)
Al salir de la sala, todavía el alumno tuvo la audacia de corregir al furioso maestro:
“Usted me preguntó cuántos riñones ‘tenemos’.
‘Tenemos’ cuatro: dos míos y dos suyos. Porque ‘tenemos’ es una expresión usada para el plural. Que tenga un buen provecho y disfrute del pasto”.
"La vida exige mucha más comprensión que conocimiento. A veces, las personas, por tener un poco más de conocimiento o ‘creer’ que lo tienen, se sienten con derecho a subestimar a los demás..."
domingo, 6 de agosto de 2017

Días de silencio

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

He tenido la suerte de haber participado recientemente en un encuentro  de silencio y meditación. Y he podido constatar, una vez más, toda la información, sabiduría y fuerza que proporciona el silencio. Y, de nuevo también, la necesidad cada vez mayor del mismo a medida que descubro su inmenso potencial de serenidad.

Al encuentro hemos asistido personas de lugares muy diversos, con momentos vitales muy diferentes y en situaciones personales muy distintas. Sin embargo, todos sintonizamos en un mismo latido. Todos vibramos en la misma onda. Todos sentimos la alegría de la presencia en el aquí y el ahora. A todos nos han quedado escasos los días (incluso a aquellos asustados inicialmente con la propuesta).

En estos encuentros no se habla. Se mira, se siente, se contempla, se escucha... Pero la comunicación fluye fácilmente, porque no sólo las palabras la hacen posible. Tenemos otros registros –muchas veces ignorados– para conocer y darnos a conocer.

En el silencio nos encontramos a pesar de las diferencias. En el silencio comprendemos lo que la mente de alguna manera confunde. Desde el silencio crecemos en aceptación y entendimiento. Hasta la comida silenciosa se saborea de forma distinta.

Me faltan palabras para expresar lo que una experiencia de silencio supone. Y, al mismo tiempo, me sobran todas ellas, porque no se puede expresar lo que ha de ser sentido, vivido y experimentado personalmente.

No se puede hablar del silencio. No sirve de nada. Sólo quien lo practica sabe de lo que intento hablar, sabe lo que intento transmitir. El silencio sólo se entiende desde el silencio.

sábado, 5 de agosto de 2017

Uno del Bilbao



Un bilbaino, por la mañana, en su habitación mirándose al espejo:
–Joder, pero mira que soy guapo, fíjate qué brazos y qué cara. Madre mía si es que soy perfecto, ostia, y encima de Bilbao.
Entra la madre a la habitación en ese momento y le dice:
–Patxi, tengo que decirte algo sobre tu hermana, ha decido meterse a monja. 
Cierra la madre la puerta, Patxi ojiplatico se da la vuelta, se mira de nuevo al espejo y dice:
–Jodeeeeer, guapo, de Bilbao y "cuñao" de Dios. La ostia, soy la ostia.
viernes, 4 de agosto de 2017

Flor de loto

Pax Vostrum
Beatriz


Su nombre científico es Nelumbo Nucífera. Pero recibe el nombre vulgar de flor de loto, de loto sagrado, de loto indio o rosa del Nilo.
Es una planta acuática que florece en el agua.  Probablemente hayas visto muchas imágenes de ella porque tiene mucho simbolismo en la historia de la humanidad.
Quiero hablarte de esta flor de loto en este post porque he tenido la suerte de ver cientos de ellas de primera mano y he quedado maravillada.
Las flores de loto surgen del “fondo” del  agua, surgen del fondo de aguas pantanosas o lodosas.  Es habitual verlas de manera natural en pantanos, lagos y estanques de Asia.
Para crecer sin problemas necesitan luz y un habitáculo profundo en el que se puedan desarrollar sus raíces. Sus tallos pueden alcanzar hasta un metro de longitud.
El loto tiene unas hojas de color verde azulado de diferentes tamaños. Las que sobresalen al exterior son grandes, circulares y muy numerosas.
El loto florece a finales de la primavera y sus flores duran hasta finales de verano.
A veces, se confunden con los nenúfares, pero la diferencia entre ambas es que las flores y hojas del nenúfar flotan sobre el agua mientras que las del loto son aéreas y se elevan por encima de ésta.
Hay más de cien variedades de flores de loto.  Y las hay de varios colores: azul, blanca, dorada, rosa, roja…
Son flores muy simbólicas en las religiones de Oriente, especialmente en el Antiguo Egipto, en India y China.
Las tres principales palabras con las que se la relaciona son: La belleza, la pureza y la eternidad.
Es una planta famosa por la longevidad de sus semillas (de ahí la palabra eternidad), que pueden germinar después de siglos. A veces, permanecen más de 100 años en lechos de ríos secos en espera de lluvias, humedad o condiciones propicias para que se den y cuando estas llegan, crece, florecen y muestran su belleza.
En China, durante las celebraciones del Año Nuevo, se saborean estas  semillas azucaradas como dulces. Significa divinidad y riqueza para el año que viene.
También se usa bastante para la medicina popular.
En el budismo, el significado más importante de la flor de loto es la pureza de cuerpo y alma. El agua pantanosa que acoge la planta está asociada con el apego y los deseos carnales, y la flor preciosa que florece en el agua en busca de luz es la pureza y elevación espiritual.
Cuando la flor de loto está cerrada o en capullo es un símbolo de las posibilidades infinitas del hombre. Mientras que la flor de loto está abierta, representa la creación y la grandeza del universo.
En el Antiguo Egipto los lotos representan la resurrección, por emerger resplandecientes desde las profundas aguas.
La flor de loto se abre paso desde el fondo de la oscuridad del estanque, crece del fango y se alza sobre la superficie para florecer con una belleza espectacular.
Durante la noche, la flor permanece cerrada y cuando amanece, a la salida del sol,  vuelve a abrirse y a desprender el aroma que la caracteriza. Se mantiene impoluta, sin mantener contacto ni con el lodo ni con el agua. Siempre bella, limpia, sin haber sido tocada por la impureza…  Por esto, el loto simboliza la pureza del corazón y de la mente.  Es una planta que brilla en la oscuridad.
A pesar de nacer en unas condiciones nada favorables, la flor de loto sobrevive a las mismas y se desarrolla para demostrar su belleza. Es por esto, que esta flor es “ideal” para reflejar la belleza tanto interna como externa. Para reflejar que ambas partes son necesarias en la existencia, que ambas partes están, son y que tenemos que aceptarlas y abrazarlas tal cual.
Si has pasado por momentos difíciles  y después has resurgido cual ave fénix, esta imagen de la flor de loto te servirá para recordar que tras los momentos oscuros, llega la belleza y la luz. 
También nos enseña esa necesidad de tiempo para nosotros, para estar hacia dentro, para meditar, para encontrarnos, para conectarnos, para estar a solas… para desde ahí poder florecer y ser belleza para los demás. (Recuerda cómo la flor de loto cada noche vive hacia dentro para florecer de nuevo al amanecer).
Y no solo esto, en nuestra propia vida, vamos a pasar por momentos de mucha oscuridad, pero no importa, es parte de la vida, encontraremos la manera, como la flor de loto, de elevarnos y  de transformar la propia oscuridad en luz.
Te animo a que abraces tu oscuridad, a que abraces tus circunstancias actuales por muy “lodosas” que sea, y a que te eleves por encima de ella/a en vez de hundirte en su fango J. Y si necesitas hundirte, hazlo, pero que sea para coger impulso para salir con más fuerza.
¡Feliz verano!

jueves, 3 de agosto de 2017

Cuando yo me vaya

Carlos Alberto Boaglio


Cuando yo me vaya, no quiero que llores,
quédate en silencio, sin decir palabras,
y vive recuerdos, reconforta el alma.

Cuando yo me duerma, respeta mi sueño,
por algo me duermo; por algo me he ido.

Si sientes mi ausencia, no pronuncies nada,
y casi en el aire, con paso muy fino,
búscame en mi casa,
búscame en mis libros,
búscame en mis cartas,
y entre los papeles que he escrito apurado.

Ponte mis camisas, mi sweater, mi saco
y puedes usar todos mis zapatos.

Te presto mi cuarto, mi almohada, mi cama,
y cuando haga frío, ponte mis bufandas.
Te puedes comer todo el chocolate
y beberte el vino que dejé guardado.
Escucha ese tema que a mí me gustaba,
usa mi perfume y riega mis plantas.

Si tapan mi cuerpo, no me tengas lástima,
corre hacia el espacio, libera tu alma,
palpa la poesía, la música, el canto
y deja que el viento juegue con tu cara.
Besa bien la tierra, toma toda el agua
y aprende el idioma vivo de los pájaros.


Si me extrañas mucho, disimula el acto,
búscame en los niños, el café, la radio
y en el sitio ése donde me ocultaba.

No pronuncies nunca la palabra muerte.
A veces es más triste vivir olvidado
que morir mil veces y ser recordado.

Cuando yo me duerma,
no me lleves flores a una tumba amarga,
grita con la fuerza de toda tu entraña
que el mundo está vivo y sigue su marcha.

La llama encendida no se va a apagar
por el simple hecho de que no esté más.

Los hombres que “viven” no se mueren nunca,
se duermen de a ratos, de a ratos pequeños,
y el sueño infinito es sólo una excusa.

Cuando yo me vaya, extiende tu mano,
y estarás conmigo sellada en contacto,
y aunque no me veas,
y aunque no me palpes,
sabrás que por siempre estaré a tu lado.

Entonces, un día, sonriente y vibrante,
sabrás que volví para no marcharme.
miércoles, 2 de agosto de 2017

Viaje hacia el interior

OSHO

La mujer que aparece en esta imagen muestra una ligera sonrisa en su rostro. En realidad, simplemente está observando las travesuras de su mente, sin juzgar, sin tratar de detenerlas, sin identificarse; simplemente las observa, como si se tratara del tráfico en una carretera, o de las ondas en la superficie de un pozo. Y las travesuras de la mente resultan, incluso, algo divertidas: saltan arriba y abajo y dan vueltas de mil maneras tratando de captar tu atención y de meterte en el juego. Desarrollar el don de desapegarse de la mente es una de las bendiciones más grandes que hay. Realmente es el meollo de la meditación. No se trata de cantar un mantra o de repetir una afirmación, sino simplemente de observar, como si la mente perteneciera a alguien diferente.Ahora estás listo para tomar esa distancia y observar el espectáculo sin quedarte atrapado en él. Abandónate a la simple libertad de ir “hacia dentro” cada vez que puedas e irás pillando el “tranquillo” a la meditación, cada vez más y mejor.

Ir hacia dentro no es para nada cambiar de dirección. Ir hacia dentro no es para nada un “ir”. Ir hacia dentro simplemente significa que has estado corriendo detrás de este y aquel deseo, corriendo y corriendo, y una vez tras otra has llegado a la frustración; que cada deseo trae desdicha, que no hay plenitud a través de él, que nunca llegas a ninguna parte, que la satisfacción es imposible. Al ver esta verdad, que correr tras los deseos no te lleva a ninguna parte, te detienes. No se trata de que hagas ningún esfuerzo para detenerte. Si haces algún esfuerzo para detenerte, vuelves otra vez a correr. De una forma sutil aún estás deseando: quizás ahora lo que deseas es no desear.

Si estás haciendo algún esfuerzo para ir hacia dentro, aún estás yendo fuera. Cualquier esfuerzo solo puede llevarte hacia fuera, al exterior.

¿Cómo puedes tener un viaje hacia dentro? Ya estás ahí, no tiene sentido ir. Cuando el ir se detiene, los viajes desaparecen; cuando los deseos ya no ensombrecen tu mente, estás dentro; esto es lo que se llama ir hacia dentro, pero no es un ir en absoluto, es simplemente no salir.

martes, 1 de agosto de 2017

Canción última

Miguel Hernández


Pintada, no vacía
pintada está mi casa
del color de las grandes
pasiones y desgracias.

Regresará del llanto
adonde fue llevada
con su desierta mesa,
con su ruinosa cama.

Florecerán los besos
sobre las almohadas.
y en torno de los cuerpos
elevará la sábana
su intensa enredadera
nocturna, perfumada.

El odio se amortigua
detrás de la ventana.

Será la garra suave.

Dejadme la esperanza.