Yo no he nacido para un rincón: mi patria es el mundo.
Séneca
domingo, 6 de agosto de 2017

Días de silencio

La Escribana del Reino
M. E. Valbuena

He tenido la suerte de haber participado recientemente en un encuentro  de silencio y meditación. Y he podido constatar, una vez más, toda la información, sabiduría y fuerza que proporciona el silencio. Y, de nuevo también, la necesidad cada vez mayor del mismo a medida que descubro su inmenso potencial de serenidad.

Al encuentro hemos asistido personas de lugares muy diversos, con momentos vitales muy diferentes y en situaciones personales muy distintas. Sin embargo, todos sintonizamos en un mismo latido. Todos vibramos en la misma onda. Todos sentimos la alegría de la presencia en el aquí y el ahora. A todos nos han quedado escasos los días (incluso a aquellos asustados inicialmente con la propuesta).

En estos encuentros no se habla. Se mira, se siente, se contempla, se escucha... Pero la comunicación fluye fácilmente, porque no sólo las palabras la hacen posible. Tenemos otros registros –muchas veces ignorados– para conocer y darnos a conocer.

En el silencio nos encontramos a pesar de las diferencias. En el silencio comprendemos lo que la mente de alguna manera confunde. Desde el silencio crecemos en aceptación y entendimiento. Hasta la comida silenciosa se saborea de forma distinta.

Me faltan palabras para expresar lo que una experiencia de silencio supone. Y, al mismo tiempo, me sobran todas ellas, porque no se puede expresar lo que ha de ser sentido, vivido y experimentado personalmente.

No se puede hablar del silencio. No sirve de nada. Sólo quien lo practica sabe de lo que intento hablar, sabe lo que intento transmitir. El silencio sólo se entiende desde el silencio.

Tenemos 6 comentarios , introduce el tuyo:

  1. En el silencio nos encontramos.

    ResponderEliminar
  2. En silencio todos somos uno.
    El silencio nos permite ver al otro.
    Sentir su presencia.
    Y vernos a nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  3. Hay que regresar al silencio una y otra BlueBoy

    ResponderEliminar
  4. Me parece difícil hacer silencio, pero, a la vez muy enriquecedor para el cuerpo y alma. Me alegro del beneficio que te ha reportado.
    "El silencio solo se entiende desde el silencio". Con esta frase ya me dices todo. Pepi

    ResponderEliminar